domingo, 5 de mayo de 2013

De repente un toquido en la puerta

La neta es que pocas veces he leído libros de cuentos cortos, tal vez dos o tres por que como lo mío lo mío son las novelas y/o los ensayos casi no volteo a ver ese género.
El último libro de cuentos que se me ocurrió leer fué "Ficciones" de Jorge Luis Borges y yo creo que no era el momento literario correcto para hacerlo por que no entendí nada.
No obstante y como miembro responsable de amantes de los libros, la semana pasada terminé de leer el más reciente libro de cuentos de Etgart Keret: "De repente un toquido en la puerta".
Confieso que en mi vida había oído hablar de este maestro y cuando lo propusieron se me hizo interesante un cuento que se llama "Quesucristo"; con el puro nombre de ese cuento fué suficiente para convencerme de leerlo porque el tal Keret es israelita (de hecho la inmensa mayoría de los cuentos se desarrollan en Israel) y dije: "Seguramente va a estar bien chido".
¡Oh decepción!, de nueva cuenta mi estrechez mental no permitió que le entendiera nada: NO-LO-ENTENDÍ!!!
Pero eso no me iba a detener: "ora me lo empujo todito" dije. Y así fué, termine de leer el libro y afortunadamente hay varios cuentos que en verdad estan padres, sin embargo hay otros (desgraciadamente más) que están francamente del nabo.
Los cuentos de Keret tienen un humor negro marcado y algunos rayan el absurdo de una forma deliciosa. Así mismo hay una tendencia muy marcada a hacer burla a la cultura judía y al "american way of life" de nuestros vecinos de gringolandia.
Definitivamente este libro es una oda a la cotidianidad: cada cuento es una historia de vida diaria, de "algo" que pudiera pasarnos a cualquiera de nosotros o que ya nos ha pasado alguna vez pero llevándolo a la exageración, e incluso, como les decía, al absurdo.
Cuentos como "el pez dorado", "mentiralandia", "septiembre todo el año" o "tras el final" por decir algunos, hacen que valga la pena leerlo y que el fiasco de "Quesucristo" quede olvidado.
En fin, échenle un ojo a este libro de cuentos y los dejo por que mi puerquecito ya me pide una golosina y me voy a deleitar con un enjambre amargo del "sangrons"

Si tienes un problema... resuélvelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario