lunes, 4 de noviembre de 2013

Purga

Cuando alguien menciona la frase "campos de concentración" inevitablemente nuestra mente vuela a la Alemania nazi de 1941 a 1945, y por alguna razón que algún día sabré, ni por error nos acordamos de los "campos de trabajo" o Gulag -que también eran campos de concentración- de la Rusia de Stalin antes, durante y después de la segunda guerra mundial. Yo creo que esto puede ser por 2 causas: La primera y la segunda.

La primera: Stalin está del lado de los vencedores en la segunda guerra mundial.
La segunda: somos una bola de ignorantes.

Sofi Oksanen es una escritora finlandesa cuya novela más reciente: "Purga" la ha catapultado como una de las escritoras jóvenes de moda en el viejo continente.

En "Purga" Oksanen nos cuenta la historia de Aliide y Zara, una anciana y la otra joven que se encuentran  en la Estonia ocupada primero por los rusos, después por los alemanes y luego por los rusos de nueva cuenta.

A través de  Aliide y Zara, la escritora nos lleva por la historia de un país atormentado por la ocupación rusa y convertido en república socialista soviética, pasando por la segunda guerra mundial, Chernobyl y la caída del bloque socialista.

Aliide es una anciana que vive solita, soliiiita en una casa en el campo soportando las travesuras de los niños que le apedrean las puertas y las ventanas. Una de esas mañanas cuando se asoma por una de las ventanas de la casa se da cuenta de que hay un bulto en el patio que la noche anterior no estaba ahí; Aliide sale a ver que cosa es esa cosa y cual sería su sorpresa que resulta ser una muchacha toda andrajosa que había pasado la noche en su patio por que estaba huyendo de su marido, esa muchacha es Zara.

Y aquí empiezan una serie de sucesos que van saltando de los años milnovecientoscuarentaytantos a los años milnovecientosnoventaytantos, en los que resulta que Aliide y Zara tienen mucho en común, obviamente no les voy a decir que.

Hay partes que son realmente crudas e incluso brutales que nos ayudan a hacer conciencia de los contrastes de la raza humana.

Me gusta la forma en que Oksanen va haciendo saltos cuánticos en el tiempo para contar la historia de esta "Purga" que no es un remedio para el estómago, más bien es un remedio para la Rusia Soviética ya que las atribulaciones de Aliide en su juventud -además de la envidia que le tenía a su hermana mayor, que la hacen actuar de una forma que el mismo Maquiavelo se habría ido de espaldas - son el miedo y la zozobra de que en cualquier momento los rusos lleguen para llevársela a un campo de concentración. 

A pesar de usar algunos clichés para contarnos esta historia, la escritora va tejiendo una trama de intriga y traición que le da un raspón a la Rusia de Stalin y medio que denuncia la prostitución y trata de blancas en Estonia. Pero... si, aquí van los "peros", la novela va de menos a más, luego a mucho más y de ahí a nada. Si la leen se van a dar cuenta de por qué digo esto.

Otro negrito en el arroz que ví en la narración es el abuso del sentido del olfato que la autora hace en el transcurso de la historia; tal parece que Jean Baptiste Grenouille, personaje descrito por Patrick Süskind en su célebre novela "El perfume" hubiese escrito ciertos pasajes.

De cualquier manera este es un muy buen libro palomero para entretenerse un rato y pensar que si creen que estamos jodidos... pues tal vez no lo estamos tanto.

Si tienes un problema... resuélvelo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario