lunes, 18 de febrero de 2013

Mañana en la batalla piensa en mí

Mañana en la batalla piensa en mí 



"'Mañana en la batalla piensa en mí', le decían los hombres y la mujer y los niños, uno tras otro, 'y caiga tu espada sin filo: desespera y muere'. 'Pese yo mañana sobre tu alma, sea yo plomo en el interior de tu pecho y acaben tus días en sangrienta batalla: caiga tu lanza.' 'Piensa en mí cuando fui mortal: desespera y muere'"

He leído "Mañana en la batalla piensa en mí" de Javier Marías tal como habíamos acordado en el club de lectura "Amantes de los libros" al cual asisto y la neta es que me ha dejado un buen sabor de boca.

La pregunta es: ¿Que harías si en la cita que haces con una mujer casada (a quien no haz visto más de tres veces), misma que se lleva a acabo en la casa de ella por que su marido está de viaje y no ha conseguido niñera para su hijo de 2 años (sip, tiene un niño de 2 años) y ella muera repentinamente?, ¿te vas sin avisar a nadie?, ¿que sucede con el niño?, ¿ves la forma de avisarle a su marido?

A pesar de que el mismo Javier Marías dice que "Mañana en la batalla piensa en mi" es una novela sobre el engaño yo voy a ir más allá: Yo creo que es una novela que nos acerca con el "lado oscuro" que todos tenemos dentro.

Los versos con los que inicio esta entrada del blog son tomados de la novela y se me hace de una oscuridad muy choncha al echarle la maldición así a quién tu quieras, y como eso hay un montón de cosas en el transcurso del libro, todos los personajes muestran de alguna manera ese "Yo" manipulador y oscuro que nos hace humanos y por lo tanto nos diferencia de los animales.

Pero desgraciadamente no todo es tan chidito como pudieran pensarlo ya que para terminar el libro la neta es que hay que sufrirle: Javier Marías se va por las ramas bien feo, es de los que le preguntas la hora y te dicen quien inventó el reloj. 

Pa mí que el editor le dijo "Este libro debe ser de 300 páginas a hue..rzas" y por lo tanto un buen relato que pudiera ser de 180 páginas se va a muchas más; además de su obsesión por las nucas (¿que le pasa a este cuate con las nucas?) que menciona en prácticamente todo el libro.

Pero aún con eso a mí si me gustó y lo recomiendo si quieren echarse un clavado en esa parte de todos nosotros que siempre nos guardamos pa nosotros. 

Por cierto, el mismo Marías nos ilustra al mencionar que la frase "Mañana en la batalla piensa en mí" la tomó de la escena III del Acto de Ricardo III de Shakespeare.


Y que ¿quién soy yo pa andar recomendado libros? pos @conVdeBueno!

"Si tienes un problema... resuélvelo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario